Seleccionar página

¿Vale la pena contratar a un influencer?

Nov 11, 2021 | Tips | 0 Comentarios

Hace tiempo que he tenido la misma plática con muchos de mis amigos empresarios y emprendedores, y antes de darles mi opinión es necesario entender algunos términos:

¿Que es un influencer?

Los “influencers”, son personas que, según la consultora Nielsen, poseen una gran habilidad para comunicar y atraer a la audiencia, además de tener una gran capacidad para generar contenidos de forma constante. Todo con un smartphone, tablet o canal online.

Por su cantidad de seguidores podemos definirlos como:

Microinfluencers: menos de 10,000 seguidores
Influencer: entre 10,000 y 100,000 seguidores
Macroinfluencer: más de 100,000 seguidores

Ahora bien, cuando hablamos de “contratar”, nos referimos a realizar un pago a cambio de obtener un beneficio material o en servicios prestados, entonces para mí, eso implica que pagaré una cantidad determinada de dinero a cambio de un resultado.

Entonces… ¿Vale la pena contratar a uno?

  1. Si contratas a un “influencer”, entonces deberías de tener idealmente, algún acuerdo en donde especifiques en que consiste el trabajo que te realizaran y cuanto deberás pagar. Ten un KPI para poder medir el resultado de tu inversión y usa objetivos SMART:
    1. S Específico: que sea un objetivo en concreto.
    2. M Medible: que puedes medir los resultados.
    3. A Alcanzable: un objetivo real que se pueda lograr.
    4. R Relevante: que realmente tenga importancia para tu empresa, y no sea una pérdida de tiempo
    5. T Tiempo: ponle un tiempo de ejecución (1 dia, 1 semana, 1 mes, etc.)
  2. Si el “influencer” te pide un “canje”, analiza si vale la pena regalar tus productos o servicios a cambio de una promoción, solo recuerda que puede promocionar hoy tu producto y mañana el de la competencia… al final, lo que quiere es algo gratis.

Antes de usar su servicios analiza

¿Su trabajo es ético?

Hoy anuncia Pollo Campero porque le regalaron un combo, pero dentro de una semana Pollo Albamar porque logró conocer a la persona de mercadeo y le dio un almuerzo. En ambos casos dice que es el mejor y mas delicioso ¿Le creerías? ¿Usarías sus servicios? ¿Qué hará con tú marca?

¿Utiliza a menores de edad en sus publicaciones?

¿Qué diferencia hay entre las personas que ponen niños a vender en la calle y la que lo hace en redes sociales? ¿Apoyas ese tipo de trabajo?

¿Cree realmente en tu producto o solo finge para obtener algo a cambio?

He visto muchas de estas personas decir que usan o consumen el producto del cliente solo para la foto… pero en la vida real es otra la historia, hasta el punto de hablar mal de la marca.

La mejor publicidad es la del cliente que esta satisfecho con tu producto y lo recomienda.

¿Es real la imagen que proyecta?

Muchos “influencer” viven en una nube de fantasía, en donde proyectan una vida ideal, llena de lujos, sueños y deseos de la mayoría. Pero la realidad dista mucho de lo que muestran en redes sociales. Si se mienten a sí mismos ¿Por qué deberían ser honestos contigo?

¿Es realmente un “influencer” quien te esta ofreciendo sus servicios?

Revisa sus redes sociales y analiza en donde encaja: micro influencer, influencer o macro influencer, o simplemente es alguien con muchos seguidores que busca conseguir cosas gratis.

Revisa su propuesta y piensa sí lo que vas a invertir no sería más rentable pagarlo en publicidad en redes sociales (en donde el ROI suele ser de 7 a 1), lo que me lleva a otro punto: ¿Cuál es su propuesta de valor? ¿Por qué vale la pena contratarlo? ¿Te ofrece resultados reales y medibles?

Muchas de estos “influencer” comienzan tomándose fotos con tus productos, hablando maravillas de tus servicios y para luego llegar contigo a mostrarte cuantos “likes” consiguieron, y su única propuesta son “likes”, y recuerda que un “like” no es dinero ingresando a la caja registradora.

Si la persona que contratas como “influencer”, te pide un “canje” o que le regales algo de tus productos para promocionarlos, entonces esta persona simplemente quiere conseguir algo gratis a cambio de seguir haciendo lo que le gusta: usar las redes sociales. Tú decides si vale la pena regalar tus productos o servicios a cambio de una promoción, y en este caso deberías de analizar el valor de lo que estas dando versus lo que obtuviste a cambio y después medir resultados.

Si una persona con menos de 5,000 seguidores te ofrece sus servicios a cambio de que le regales algo, recuerda siempre el embudo de conversión y que cada nivel, por lo regular, es un 10% del anterior.

Es decir, si te descubren 5,000 personas: 500 mostraran interés, 50 considerarán tu marca, probablemente 5 te compren y 1 regrese a tu negocio.

Yo realmente nunca contrataría a un “influencer” a menos que su propuesta sea realmente tentadora y de beneficio económico para mi empresa, una propuesta real y con un análisis de mis posibles clientes, basados en sus seguidores, y en donde me muestre cual es su estrategia real para vender mis servicios o productos.

En el momento en que me dice “yo te puedo promocionar si me regalas…”, en ese instante se que esa es su propuesta de valor y que lo mismo esta ofreciendo a mi competencia y a todos los demás.

¿Realmente tu producto/servicio vale tan poco para que lo regales a una persona que solo te ofrece “likes”?

¿Has usado algún influencer? ¿Te ha dado resultados a mediano y largo plazo? ¿La persona que te ha ofrecido sus servicios, realmente es un “influencer”?

0 comentarios

Déjanos un comentario

Pin It on Pinterest